Adquiere piratería 20 por ciento de videojugadores

Adquiere piratería 20 por ciento de videojugadores de 467 personas encuestadas por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) en la ciudad de Monterrey, Acapulco, Campeche y Chihuahua que adquirieron por lo menos un videojuego, diecinueve por ciento reconoció que adquirió producto ilegal.

“La proliferación de productos apócrifos es un problema grave y complejo que afecta de manera negativa a las industrias y al propio consumidor, con lo que es importante incluir la protección de la propiedad intelectual en todo el proceso creativo, logrando que sea un factor presente y permanente en la mente de los creadores, diseñadores, programadores y desarrolladores de software desde el inicio del proceso”, señaló Miguel Á. Margáin, titular del organismo.

A lo largo de la presentación del Primer Concurso Nacional Videojuegos Mx, Margain destacó, no obstante, que los consumidores ya tienen en la mente que el adquirir juegos para videoconsolas pirata daña la consola del usuario.

Por su parte, Arturo Ancona Garcia López, titular de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos contra los Derechos de Autor y la Propiedad Pública Industrial (UEIDAPPI), destacó que, tan sólo en lo que va del actual año, la PGR ha confiscado treinta y dos mil CD de juegos para videoconsolas apócrifos y ha desmantelado siete laboratorios relacionados con la preparación de videojuegos ilícitos.

Arturo Ancona resaltó que es preciso que las compañías de este ámbito presenten su demanda ante las autoridades, a fin de que la UEIDAPPI pueda actuar en consecuencia.

Aspira a lo alto

Diferentes género de motivación un solo objetivo, conseguir la productividad y el éxito empresarial

Asimismo inspirado en la clasificación del teorético de España A. L., A. Bolio, catedrático del IPADE, charló sobre la motivación como un factor estructural para las compañías triunfantes.

Difícilmente se puede aseverar que una persona que no tenga motivación tiene éxito, comenta el especialista. Si bien ésta sea pobre, los 4 géneros de motivación (intrínseca, extrínseca, transitiva y trascendente) siempre y en toda circunstancia sobreviven y su intensidad cambia a través del tiempo.

En el momento de empezar un negocio, la motivación extrínseca podría ser la más apremiante, mas con el tiempo la balanza se altera y la motivación intrínseca cobra mayor relevancia.

El asimismo consultor empresarial, exhorta a los emprendedores a fomentar la motivación y recomienda: “No ponerse límites a la propia actividad creativa y de desarrollo. Entre los puntos medulares es solucionar los obstáculos que se presentan, no crearlos”.

Sugiere inspirarse en modelos de empresas y países más triunfantes. Pone el ejemplo de el país nipón, nación que al terminar la S. Guerra Mundial, acabó con una infraestructura arrasada y una crisis económica severa. A fines del Siglo veinte (apenas cincuenta años tras su debacle), el gigante asiático registraba una renta por cabeza de USD dólares americanos 28,000, solo precedido por Suiza.

China se halla en exactamente el mismo paseo. Países como estos sirven de ejemplo a los emprendedores como impulso. La motivación es su primordial herramienta. No hay pretextos, concluye Bolio.

soyentrepreneur

Internacionalizar una franquicia.

Frecuentemente, muchos empresarios comentan que en este país no se tiene la cultura en el consumo de aquellos recursos y servicios que ofrecen en el mercado. Por si fuera poco, muchos de ellos por su parte se comprometen a impulsar dicha cultura, a través de lo que rige su misión y visión estratégica.

Lo llamativo es que en muchas ocasiones todo lo que se ha planteado en la misión y visión no toma en cuenta a LA OPORTUNIDAD esto es, el instante conveniente en el que el consumidor está hoy día resuelto del producto en cuestión. Esto, tal vez se deba a que la misión tiene una pequeña desconexión con la investigación del mercado.

Un análisis oportuno del ambiente en el que dicha empresa se halla inmersa, define realmente bien el “grado” de cultura que presenta un mercado concreto para el consumo de un bien específico; por lo que, aquello que se ha citado como cultura, o, falta de cultura, en un país/mercado, puede ser el reflejo de falta de ajustes en los razonamientos de venta, motivación de la fuerza de ventas o bien estar atacando un mercado diferente.
En algún instante, el empresario se da cuenta que aquello que ofrece no es adquirido por el perfil que había pensado y es cuando hay que reconsiderarse la identidad, o bien la actitud de la compañía para con dicho perfil.

Las franquicias cuya trayectoria la ha llevado a estar en el mercado de las ocasiones de negocio, es una entidad que, sin cuestionar su historial estratégico, así sea local regional, nacional o bien internacional, ha encontrado un mercado concreto y conoce bien sus necesidades y caprichos.
En el momento de internacionalizar un término e inclusive ofertarlo en el mercado de las ocasiones de negocios deben considerarse muchos aspectos que privilegien las fortalezas, ventajas y distingos competitivos que den seguridad en el mercado al que se está introduciendo.

Por lo que, me semeja esencial estimar los próximos aspectos:

Contrato: Claridad y Confianza. Es fundamental que la relación con el franquiciatario profesor se base en concepto de confianza, compromiso y mutuo beneficio. Habitualmente, muchos aspirantes sienten miedo al negociar las condiciones establecidos, los royalties y los márgenes que se establecen para la compañía franquiciante y el franquiciatario profesor. El contrato regirá una relación de negocios que no debe ocultar nada (la sinceridad es lo que mejor se vende). La mejor muestra de una franquicia sana, queda manifiesta en el contrato, en la inteligencia de vertebrar cada clausula sin ser sofocante, poco considerada, turbia, etcétera

Tropicalización: Atención a los detalles. Es fundamental tomar en cuenta a la propia cultura del mercado ¿De qué forma se pretende producir confianza en un inversor cuando ni tan siquiera se le charla “en su idioma”? En el momento de vertebrar la oferta internacional, el franquiciante va a deber tomar en cuenta todos aquellos factores que van desde el estilo de redacción, hasta los hábitos de consumo de los habitantes de aquel país al que desea acceder.

Frialdad frente a las oportunidades: Hemos sido testigos de ostentosos descalabros por la parte de marcas mexicanas que pretenden entrar a países como China, por poner un ejemplo. La especulación es una herramienta económica poderosísima, mas peligrosísima si no se le conoce, puesto que el hecho que inversores vean con buenos ojos a un país en un instante determinado, no quiere decir que dicho país esté receptivo a todo cuanto se le invierta, mucho menos cuando el inversor interesado no tiene idea siquiera de los hábitos más frecuentes de consumo.

Aunque, muchas empresas franquician a consecuencia de un vendedor que les presentó una oferta atrayente en una consultora; la internacionalización no debe tomarse como una propuesta más de servicios, que la parte comercial de una firma de consultores puso a consideración. Se ha de estar listo para incursionar en un mercado nuevo, como se planea el lanzamiento de un nuevo producto o bien servicio, o se pretende agredir a un nuevo nicho.

Por muy atrayente que parezca, una internacionalización no es una ocasión para conseguir dinero simple, solo por el hecho de que haya un “gran mercado potencial sin atacar”. Una internacionalización es tal como el desenlace de afianzar poquito a poco un término y compartirlo apropiadamente en un horizonte diferente, con una actitud de humildad y esplendidez, que de ser bien recibido, va a traer beneficios majestuosos para el franquiciante y sus compañeros.

Innovación: adaptarse o morir.

Innovación es la aplicación de ideas nuevas seleccionadas, como pueden ser productos, servicios, herramientas, procesos, servicios, prácticas, en fin, todo aquello que sea útil y que aporte valor a aquello que se está empleando en el cotidiano.

Innovación en el mundo de las franquicias corresponde en muchos sentidos a la iniciativa de una empresa y al proceso de adaptación de las demás marcas que participan en el mismo giro.

En este sentido, dos de las estrategias más apeladas a contrarrestar la “ley del pionero”, que causa la innovación, es la adaptación e incremento del valor y la resistencia a la tradición, la excusa de que lo hecho “a la antigüita” es lo mejor.

Para mucho de lo que se hace en este mercado, la innovación y la espectacularidad son determinantes ayudas al éxito comercial de una franquicia, por lo tanto, debe tomarse en cuenta que la innovación y el proceso de adaptación son factores muy importantes en este caso.

Innovar es plantearse objetivamente qué nos funcionaba antes, o hasta ahora, y se puede mejorar, o bien, resolver. Ahora bien, la disposición al cambio es importante. Se debe tener consciencia de que la innovación es un motor que implica a todos, especialmente en la empresa. Ya que el detonador en el fenómeno de la innovación es siempre un punto de partida “pivote” y de ahí se mueve todo lo demás.

Innovar es un planteamiento muy serio, apelando al círculo virtuoso de la franquicia, la Innovación viene mucho con la investigación y desarrollo que se haga con compromiso.

La palabra innovación tiene una fuerte conexión con el concepto del tiempo, pero la pregunta interesante del día sería.

¿Cuándo innovar?

“Se innova cuando se puede” sería una respuesta grosera, pero es la más acertada. La innovación implica un I+D muy profundo, dedicado y comprometido con el beneficio para el cliente y la empresa misma, considerar que hay un franquiciatario que depositó su confianza en nuestro concepto implica hacer partícipe del beneficio a éste como un pilar fundamental.

No se puede innovar en ningún sentido si no se DOMINA aquello que se está innovando. Se debe tener muy claro que se innova por necesidad y no por capricho. El capricho no es aquel que se percibe como cambios en la forma, pues la forma es atención a los detalles y, de esta manera, es como se comienzan a dar las muestras de maestría en aquello que se oferta en el mercado, los diseños, cuestiones de ergonomía y otras muchas manifestaciones percibidas como de mera forma en el momento de innovar, no son caprichos.

¿Es necesario Innovar?

Sí, sí lo es. Una franquicia es la imagen consolidada del éxito y la armonía, el ímpetu, el dinamismo empresarial, toda una serie de valores que encaminan a la realización personal.

El problema de innovar es la disposición. La disposición a destruir, a cuestionar la experiencia anterior y ponerla en duda para mejorar las cosas. No es nada fácil, el argumento DE SIEMPRE es que la experiencia anterior funcionaba bien Y ASÍ ESTABA MEJOR.

Para ello hay otro fundamento igual de sólido y es: ¿estamos dispuestos a repetir aquello que sabemos con certeza que ya no sirve?

Adaptarse o morir

Para innovar no basta investigar y desarrollar, a ello le sigue un discriminatorio proceso de adaptación de todos los agentes del entorno de la franquicia, aquellos que decidieron invertir en el negocio por los procesos, aquellos consumidores que ahora se plantean cómo tomarán la innovación, la actitud de la empresa franquiciante, la publicidad que consolidará dicho paso y el posicionamiento para la marca, los costos por innovación, en fin; en el fenómeno de la innovación la consolidación no se plantea en el hecho de “renovarse” sino de adaptarse y continuar